8 Preguntas que debes hacerle al inquilino antes de alquilarle tu piso

8 Preguntas que debes hacerle al inquilino antes de alquilarle tu piso
Valora este articulo

Poner un piso de propiedad en alquiler tiene muchos beneficios y algunos riesgos. Muchos propietarios que deciden alquilar por primera vez, temen no acertar con el inquilino y que la vivienda sufra daños o que tenga problemas para cobrar las mensualidades.

No hay una guía dorada que nos de las instrucciones para encontrar al inquilino perfecto, sobre todo porque los estereotipos sobre ciertos perfiles de inquilinos han hecho mucho daño.

A pesar de esto, sí que hay ciertas preguntas que todo propietario puede y debe hacerle a los candidatos que quieran alquilar su piso. No negamos que algunas parecen propias de una entrevista de trabajo pero, si quieres saber a quién estás metiendo en tu casa, deberás investigar un poco más.

De modo que si eres el propietario de un piso en Tarragona y lo vas a alquilar, éstas son las preguntas básicas que le debes hacer al posible inquilino:

1. ¿Estás trabajando actualmente? Ésta es una pregunta fundamental para asegurarte de que la persona en cuestión tiene una fuente de ingresos que le permitirá hacer frente al pago del alquiler.

Si no lo tiene, habrá que preguntarle cuál es su situación financiera. Puede ser que esté en el paro, que sea estudiante, que sea una persona mantenida… En ese caso depende de ti decidir si quieres alquilarle el piso a alguien que no puede acreditar una fuente de ingresos propia. En el caso de los estudiantes, se suele pedir que los padres o tutores legales hagan de aval ante posibles impagos.

2. ¿Tu trabajo es estable? A todo propietario le tranquiliza escuchar que su inquilino tiene un trabajo estable. Sin embargo, hoy por hoy muy poca gente lo tiene. También puedes preguntarle cuánto tiempo lleva trabajando, qué perspectivas laborales tiene y si tiene ahorros o derecho a la prestación de desempleo en caso de quedarse repentinamente sin trabajo. Si dudas, también puedes preguntarle si tendría inconveniente en que alguien le hiciera de aval.

3. ¿Con quién vas a vivir en este piso? No es por cotilleo, es para saber cuántas personas vivirán en el piso y qué tipo de actividad se generará día a día. No es lo mismo alquilar un piso a un matrimonio con 3 hijos pequeños, que a una persona sola, que a una pareja joven… Eso sí, intenta no guiarte por los estereotipos y las apariencias, sino por la persona que tienes delante durante la visita, lo que te dice y la información que te aporte para acreditar su ‘candidatura’. Seguro que más de un propietario se ha llevado una ingrata sorpresa por culpa de las apariencias.

4. ¿Te consideras una persona responsable que cumple puntualmente con los pagos mensuales? Está claro que te pueden regalar los oídos con la respuesta pero, esta pregunta servida en plato frío puede desencadenar algún tipo de reacción que te de pistas sobre su sinceridad.

5. Si te pidiera que aportes referencias o un certificado de tu banco que acredite tu responsabilidad como pagador, ¿tendrías algún inconveniente? Con esta pregunta rematas la anterior y confirmas si efectivamente puede demostrar que es una persona que cumple con sus pagos mensuales.

6. ¿Cuánto tiempo esperas vivir en este piso? Esta pregunta puede variar con el tiempo, la vida da muchas vueltas pero a priori, te da una idea de qué planes de futuro tiene ésa persona. Te interesa saberlo si quieres disponer del piso pasado un determinado tiempo.

7.  ¿Te consideras una persona que sabe cuidar de las cosas? El dinero no lo es todo, como propietario también te preocupa que cuiden de tu piso y su contenido. Con esta pregunta le transmites al inquilino lo importante que es para ti que cuide de tu propiedad. Si bien hay seguros y mecanismos para reclamar daños, es mejor si de entrada tienes a un inquilino que sea cuidadoso con las cosas y que los únicos desperfectos sean tonterías fruto del uso diario y de fácil solución.

8. ¿Tienes mascotas? Una pregunta muy importante para ambas partes, especialmente si como propietario no quieres que haya animales y así lo piensas manifestar en el contrato. No omitas la conversación, es mejor que al inquilino le quede claro desde el principio cuál es tu postura sobre este punto para no infringir el contrato.

Foto: Pinterest

Comments

  1. Por juan

  2. Por Anna Gaya

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario