Hipotecas para jóvenes: ¿Cómo son?

Hipotecas para jóvenes: ¿Cómo son?
Valora este articulo

Con el elevado paro juvenil que hay en España (51,8% entre los menores de 25 años), la inestabilidad laboral de los afortunados que sí tienen trabajo y los bajos sueldos que se cotizan en el mercado, es difícil pensar que los jóvenes puedan comprarse una vivienda.

Pero los bancos saben que son sus futuros clientes y que, si no inventan nuevas fórmulas para darles acceso al crédito, perderán prácticamente a una generación entera. De ahí nacen las hipotecas para jóvenes. ¡Te explicamos cómo son en api.cat!

Las hipotecas para jóvenes pretenden ser una solución para este colectivo que cada vez tiene menos poder adquisitivo y capacidad de compra. Para eso, les ofrecen productos financieros con unas condiciones más ventajosas que las que dan al público general.

¿Por qué aparecen justo ahora?

Surgen del contexto social y económico, que coincide además, con los bancos saneados tras la crisis y con la necesidad de volver a hacer fluir el crédito. De ahí que no paremos de ver anuncios sobre hipotecas en los medios de comunicación, lo que se ha bautizado como una “guerra de hipotecas” entre entidades bancarias para ver quién ofrece las mejores condiciones.

¿Pero qué ofrecen?

Imaginemos que eres menor de 35 años y estás interesado en comprar un piso en Tarragona. En términos generales y siempre según cada entidad, una hipoteca para jóvenes reúne las siguientes características:

  • La mayoría están destinadas a jóvenes menores de 35 años con trabajo.
  • Eliminan los gastos de apertura y bonifican a sus clientes. Por ejemplo, si el joven que solicita la hipoteca tiene la nómina domiciliada en la misma entidad donde pide la hipoteca y además, hace uso de las tarjetas la rebaja puede llegar al 0,65%.
  • Las cuotas mensuales son más bajas, ya que, al ser jóvenes, se entiende que existe la posibilidad de pagar la hipoteca durante un mayor número de años.
  • Las entidades ofrecen la posibilidad de un período inicial de carencia de capital. Esto permite amortizar más intereses en los primeros meses para poder sacar beneficio de una posible compra-venta, mientras que también se puede pagar más tarde, evitando dar demasiado dinero en la inicial.
  • Los intereses de estas hipotecas son muy reducidos y van en función de los productos vinculados con la entidad que el joven deba aceptar a cambio. Normalmente exigen la domiciliación de la nómina, la contratación de un seguro de hogar, otro de vida y una tarjeta de crédito.
  • Si se presenta el aval solidario de los padres, el banco y la inmobiliaria API pueden negociar y evitar la obligación de pagar una entrada inicial por el inmueble.

De todos modos, dado la competencia que hay entre las distintas entidades bancarias, ahora también se puedan encontrar préstamos con buenas condiciones e intereses muy bajos para jóvenes y no tan jóvenes.

Concretamente, desde api.cat te recomendamos que consultes las condiciones de CreditApi, el préstamo hipotecario que ofrecen las inmobiliarias API.

¿Qué te parece que haya hipotecas para jóvenes?

Foto: Pinterest

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario