Las viviendas cerca de escuelas y transportes son más caras

Las viviendas cerca de escuelas y transportes son más caras
5 (100%) 1 vote

Los principales factores que se tienen en cuenta a la hora de comprar una vivienda son el precio, el tamaño y la ubicación. Pero, ¿son estos factores igual de importantes? y ¿afectan al precio de la vivienda? Te lo contamos en las noticias inmobiliarias de Api.cat

transportes

Las viviendas cerca de escuelas y transportes son más caras

La ubicación es uno de los factores que más peso tienen a la hora de escoger qué vivienda queremos comprar, incluso más que el precio o el tamaño. Y eso, influye en el precio de compra. En general, los españoles buscan estar cerca de los servicios básicos, pero sobretodo, de colegios y otros equipamientos que faciliten la vida familiar como parques y transportes públicos. ¿Buscas comprar una casa en Barcelona? ¿Coincides con este planteamiento?

Vivir cerca de un colegio se cotiza más

Según un estudio que Urban Data Analytics (UDA), empresa especialista en tratamiento de Big Data enfocado al sector inmobiliario, realizó en Madrid, las viviendas que se encuentran a una distancia máxima de 500 metros de un centro escolar, son un 6% más caras que aquellas que se encuentran a una distancia de entre 500 y 1.000 metros.

De esta forma, en Madrid capital, el precio medio de las casas más próximas a colegios, institutos y centros infantiles tienen un precio medio de 2.214€ el m2, mientras que en las más alejadas es de 2.081€ el m2. Esta diferencia se reduce al 4,7% en el resto de municipios de la comunidad (de 1.785 a 1.700 euros) y aunque las cifras no sean las mismas, es una teoría extrapolable a otras ciudades.

Los transportes públicos también cuentan

¿Vivir cerca de una parada de metro o autobús condiciona el precio de la vivienda? Sí, pero no tanto como creemos, además de ser un factor vinculado a la renta per cápita.

Según el mismo análisis elaborado de Urban Data Analytics, vivir cerca de una boca de metro encarece el precio de la vivienda cuando se trata de zonas periféricas, donde los habitantes suelen tener rentas per cápita más bajas y dependen más del transporte público. Aplicado a Madrid, en los distritos periféricos y sur de la capital, las viviendas son hasta un 18% más caras si disponen de una boca de Metro a menos de 250 metros.

Por el contrario, en el centro de la ciudad, vivir cerca de una boca de metro apenas influye en el precio de la vivienda.