¿Debo firmar la nota de encargo si quiero que una agencia venda mi piso?

¿Debo firmar la nota de encargo si quiero que una agencia venda mi piso?
Valora este articulo

¿Debo firmar la nota de encargo si quiero que una agencia venda mi piso?

Tienes un piso de alquiler en Barcelona, unos inquilinos que están a punto de marchar y una amenazante cuota de hipoteca que pagar. Necesitas alquilar tu vivienda cuanto antes, así que acudes a un agente inmobiliario, pero algo te frena: ¿realmente debo firmar la nota de encargo para que la agencia pueda publicitar mi inmueble?

Sí, tu agente está diciendo la verdad, así que respira hondo, supera tu miedo al compromiso y firma. En este caso, la normativa es muy clara.

En Cataluña, la Ley 18/2007, de 28 de diciembre, del derecho a la vivienda establece en su artículo 55.5.b) que ningún agente podrá hacer oferta ni publicidad, percibir cantidades o formalizar con terceros ningún precontrato o contrato si no dispone de una nota de encargo firmada que le habilite para ello.

Resumiendo: si no firmas la nota, tu agente no puede alquilar ni vender tu piso. Está terminantemente prohibido. Así de sencillo.

Es más.

Un agente inmobiliario que acceda a hacer publicidad de tu inmueble sin que tú le hayas firmado la nota de encargo estará cometiendo una infracción grave (y sancionable).

Un buen agente simplemente te dirá que no puede vender tu casa si no firmas antes la nota de encargo .

En Api.cat te explicamos los datos que deben constar en la nota de encargo:

  • La identidad del agente y el número de inscripción en el Registro de Agentes Inmobiliarios (recuerda que en Cataluña, a diferencia del resto de comunidades autónomas, todos los agentes inmobiliarios están obligados a formar parte de este registro y a cumplir los requisitos que para ello se necesitan).
  • La identidad de los propietarios del inmueble y, en su caso, la de su representante.
  • El plazo de duración del encargo.
  • La descripción de la operación encomendada.
  • La identificación de la finca/s, especificando los datos registrales, cargas, gravámenes y afectaciones de cualquier naturaleza.
  • El régimen de protección de la vivienda, si procede.
  • El precio de la oferta.
  • Los aspectos jurídicos que afecten al inmueble de una manera relevante y que la persona que encarga la transacción debe poner de manifiesto bajo su responsabilidad (sobre todo lo que haga referencia a procedimientos judiciales pendientes por cuestiones relacionadas con el inmueble).
  • La retribución del agente y la forma de pago. La retribución del agente deberá consistir en un importe fijo o un porcentaje del precio y, ojo, en ningún caso podrá percibir retribución de las dos partes que intervienen en la transacción por la misma operación, salvo que haya un acuerdo expreso en este sentido.
  • Los derechos y las obligaciones de las partes, con indicación de las facultades concedidas al agente.

No tengas reparo en firmar la nota de encargo. Piensa que en realidad te protege, tanto a ti como al futuro inquilino o comprador. De hecho, si firmaste una nota de encargo para que tu agente vendiera tu casa en Tarragona, estará obligado a verificar que los datos que facilitaste y la titularidad registral, cargas y gravámenes del inmueble son correctas antes de poder suscribir ningún documento con terceros… ¡Cualquier precaución es poca! En definitiva, la compra de una vivienda es un acto demasiado importante en la vida de una persona como para tomarlo a la ligera.

Foto: SXC

Comments

  1. Por inma

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  2. Por ismael

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  3. Por Nagore

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  4. Por David

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  5. Por david

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  6. Por Juana

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  7. Por Marta

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  8. Por ANTONIO MERINO

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario