Las diferencias entre un bróker y un agente inmobiliario

Las diferencias entre un bróker y un agente inmobiliario
4.5 (90%) 4 votes

En el sector inmobiliario español cada vez  se consolidan más figuras especializadas, la mayoría de ellas procedentes de Estados Unidos, país que dispone de un mercado mucho más maduro, motivo por el cual casi siempre va por delante en cuestiones de marketing y desarrollo de nuevos perfiles profesionales.

En api.cat ya hemos hablado de la figura del Agente especializado del Comprador, o el mal llamado “Personal Shopper” inmobiliario y sus diferencias con el agente inmobiliario común. Hoy queremos hablar de la diferencia entre el bróker y el agente inmobiliario tradicional.

El término bróker viene, como ya sabes, del ámbito de la bolsa y de las corredurías de seguros, por lo que mantiene ciertas similitudes.

En Estados Unidos el bróker inmobiliario es la persona que desde su oficina, dirige las operaciones inmobiliarias y gestiona todo lo que tiene que ver con la transacción, en los ámbitos económico, urbanístico y legal, entre el vendedor y el comprador.

Es el propietario de una o varias agencias inmobiliarias y a su vez, tiene agentes inmobiliarios asociados bajo su paraguas. Ellos son los que captan tanto las propiedades que están venta como a los compradores interesados. Es decir, los agentes hacen todas las gestiones necesarias para que comprador y vendedor lleguen a un acuerdo y finalicen la transacción con el bróker.

Otra característica de los brókers y agentes inmobiliarios americanos es que, muchas veces ellos son la imagen más visible de su empresa, con un elevado componente de marca personal. Algunos se han hecho tan famosos que incluso cuentan con sus propia web, blog, canal de youtube y sus opiniones y pronósticos sobre el sector son reclamadas en distintos medios de comunicación.

Por lo que al agente inmobiliario se refiere, en Estados Unidos se entiende que es el profesional que obtiene una formación reglada para poder trabajar para una franquicia o agencia inmobiliaria en particular, casi siempre como autónomo, y es el paso previo y necesario para convertirse en bróker. De hecho, un agente inmobiliario siempre está bajo la tutela de un bróker, porque desarrolla la profesión bajo su amparo y estructura empresarial y porque es a él a quién le remite la factura correspondiente a sus honorarios, pues un agente no puede cobrar directamente del cliente.

En España la tradición inmobiliaria es diferente y el bróker, quizás no ha sido una figura tan extendida como en Estados Unidos, debido a que la costumbre y la legislación son distintas a la americana. Sin embargo, sus funciones no difieren substancialmente de las que puede tener aquí el gerente de una agencia inmobiliaria.

Aún así, sí que hay brókers inmobiliarios en España, pero muchos de ellos trabajan dentro de la órbita de una Red Inmobiliaria internacional y cuentan con otros agentes inmobiliarios bajo su tutela. Un ejemplo serían RE/MAX o Century 21, empresas que en su dia importaron este modelo americano a España.

¿Y dónde queda la  figura del “Agente especializado del Comprador” en todo esto?, pues tal y como dice su nombre, mientras que el Agente del Comprador se dedica exclusivamente a los clientes interesados en comprar,  un agente inmobiliario tradicional opera indistintamente con compradores y vendedores.

Por último, cabe destacar que cada vez más, los bróker incorporan en sus estructuras empresariales a agentes inmobiliarios que se especializan en “Agentes del Comprador” y en “Agentes del Vendedor”, para ofrecer servicios especializados y un mayor valor añadido.

¿Te ha parecido interesante esta información?

Foto: Pinterest

Comments

  1. Por Juan Manuel Montero Diaz

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario