Trucos de guerrilla para mejorar el aislamiento de tu casa

Trucos de guerrilla para mejorar el aislamiento de tu casa
Valora este articulo

Aunque el ya bautizado como ’veroño’ se está alargando considerablemente, sabemos que el invierno llegará de repente y sin tregua hasta abril o mayo. Si además vives en un piso viejo con una baja eficiencia energética y no te sobra el dinero, sabrás lo que es ir por casa con muchas capas encima, a modo cebolla, por no poner la calefacción.

Pero hay pequeñas cosas que puedes hacer para mejorar el aislamiento de tu piso en Sitges sin hacer obras y por poco dinero. Eso sí, tendrás que sacar al manitas que llevas dentro, ¡la escasez agudiza el ingenio!

Las ventanas

Las ventanas son el principal punto de pérdida energética en los hogares, sobretodo si son ventanas viejas de madera o de aluminio. Las correderas aíslan menos que las abatibles y que tengan doble vidrio, si no hay cámara de aire en medio, no significa que asilen más que una ventana simple.

Lo ideal es cambiarlas pero ahora vamos a darte trucos de ‘guerrilla’ para ir pasando hasta que puedas invertir en un buen aislamiento.

Primero, fíjate si hay fugas en los marcos que rodean la ventana. Si es así, compra silicona blanca o transparente en una ferretería y séllalos bien.

Luego, vamos a por el cierre de las ventanas. En las ferreterías venden unos burletes de goma o silicona en cinta, que se pegan fácilmente en los bordes interiores de las ventanas, justo donde tiene que hacer presión al cerrarlas e impedir filtraciones de aire. No son caras pero hay que ir renovándolos cada 2 o 3 años.

¡Pero hay más! si te parece que estos 2 trucos son poco y necesitas más eficacia para no congelarte este invierno, hazte con papel de burbujas, un pulverizador con agua o limpiacristales y un cúter. El agua o limpiacristales pulverizados sobre el cristal harán que el papel se adhiera, cortando el sobrante conseguirás una capa de aislamiento adicional. No es muy estético, pero bueno, cuando pase lo peor del frío, lo puedes sacar.

Poner unas cortinas gruesas en invierno, y luego cambiarlas en verano también se nota mucho.

Las puertas

Las puertas son otro punto negro de las filtraciones de aire. Para empezar revisa si los marcos tienen huecos, igual que con las ventanas. Y si los hay, séllalos con silicona. Los burletes también sirven para el marco interior de las puertas, harán que ajuste con más presión, evitando las filtraciones.

Por debajo de las puertas hay unos milímetros traicioneros en los que si pones la mano, verás como notas el aire frío entrando por ahí. Para evitarlo, compra un ‘bajo puerta’ que puedes encontrar en cualquier ferretería. Evitan que pase el aire y no molestan al abrir o cerrarla. Los hay de pelo, de espuma, de caucho o caucho reforzado, el más aislante.

La chimenea

Hoy no es muy habitual tener chimenea en casa peros i la tienes, debes saber que es un foco importantísimo de pérdida de calor. Para evitarlo, pon un globo o una bolsa hinchada en el agujero de escape de humos para taponarlo.

Los radiadores

Si tienes algún radiador pegado a una ventana, justo por donde se filtra el aire, monta un panel con papel de aluminio para que el calor rebote hacia el lado contrario.

Una estufa DIY (Do it Yourself)

Y si estás muy apurado o te gusta experimentar, esta estufa DIY está siendo de lo más viral en internet. Con 2 macetas de distinto tamaño, un soporte y velas, puedes fabricar tu propia estufa de bajo coste. Si lo pruebas, ¡cuéntanoslo!

Fotos 1, 3, 4 y 6: La voz del muro
Foto 2: Taringa
Foto 5: Leroy Merlín
Foto 6: El Confidencial

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario