Cómo introducir las energías renovables en tu vivienda

Cómo introducir las energías renovables en tu vivienda
Valora este articulo

Si te preocupan las facturas y el medioambiente, empieza a mirar al futuro y plantéate de qué manera puedes ir incorporando las energías renovables en tu casa. Te damos algunas ideas en las noticias inmobiliarias de Api.cat

placas solares

Cómo introducir las energías renovables en tu vivienda

Incorporar energías renovables en tu casa es una mejora indudable para la eficiencia energética de la vivienda. No obstante, son tecnologías que requieren una inversión que no se recupera de inmediato, si no que se amortizan con el tiempo y a través del ahorro de dinero en las facturas de la luz y/o gas. Eso es tan verdad, como que las viviendas unifamiliares tienen más facilidades para incorporarlas que los pisos. No obstante, se pueden adaptar a todo. ¡Veamos cuáles son!

Energía solar fotovoltaica

Las placas solares tienen fama de ser caras, pero lo cierto es que se han abaratado mucho en los últimos años. Es difícil decir una cifra, ya que depende del tamaño de la instalación y la potencia de los paneles. No obstante, son una opción más que realista tanto para viviendas unifamiliares como para edificios de viviendas, ya que se pueden instalar en las azoteas, y la inversión se puede sufragar entre todos los propietarios. La energía obtenida por paneles fotovoltaicos pueden producir energía para el sistema eléctrico de tu vivienda o comunidad de propietarios.

Placas solares térmicas

Son parecidas a las anteriores, pero este tipo de placas solares lo que hacen es aprovechar la energía del sol para calentar agua, ya sea agua caliente sanitaria, calefacción o piscinas, por ejemplo. Son más económicas que las fotovoltaicas (entre los 300 y los 600 euros) y se instalan fácilmente.

Biomasa en calderas o sistemas de calefacción

La biomasa es un combustible creado a partir de materia orgánica. La más conocida son los pellets, aunque también podrían serlo restos forestales, leña, cáscaras de almendras, huesos de aceituna, etc. Pues bien, hoy por hoy existen calderas de biomasa que abastecen tu casa de agua caliente y calefacción, igual que las calderas tradicionales, pero consumiendo menos energía y sin contaminar. Los expertos calculan que una familia estándar puede ahorrar entre 1.000 y 1.500 euros anuales. Son más caras que una caldera tradicional, pero se amortizan en pocos años y son una apuesta de futuro.

Energía eólica

Es la más difícil y cara de aplicar en una vivienda, pero no es imposible.  Existen pequeños generadores eólicos capaces de generar energía para abastecer la vivienda gracias a la fuerza del viento. El primer inconvenientes es que debes vivir en un lugar donde habitualmente haga viento. El segundo, que se necesita espacio para la instalación, por lo que es más factible en viviendas unifamiliares. No obstante, aunque en España la energía eólica es la más desarrollada a nivel industrial, en el hogar aún no se ha impulsado su uso.

Pasarte a compañías eléctricas verdes

Si no puedes invertir en instalar energías renovables en tu casa, pero te gustaría poner tu granito de arena para que cambie el paradigma energético del país, puedes hacerlo. ¿Cómo? Contratando la luz de tu hogar con una comercializadora de energía verde, que produzca electricidad a partir de fuentes renovables. ¡Cada vez hay más y no son más caras que las tradicionales!