Pasos para dejar un piso de alquiler correctamente

Pasos para dejar un piso de alquiler correctamente
Valora este articulo

Muchas veces nos lanzamos a alquilar un piso y cuando llega el momento de dejarlo nos invaden las dudas sobre cuáles son los pasos que debemos seguir. Para que lo tengas claro, en api.cat te detallamos cuáles son los pasos que debes seguir si quieres dejar tu piso de alquiler correctamente.

Imaginemos que vives en un piso de alquiler en Girona y quieres rescindir el contrato de alquiler.  Estos son los pasos que debes seguir:

1. Revisa tu contrato de arrendamiento. Parece que lo que más preocupa a los inquilinos cuando van a firmar un contrato de alquiler es saber el precio de la renta mensual y los meses de fianza. Una vez esto está asumido, ya sea por las prisas o por la ilusión de entrar en el nuevo piso, muchas personas firman el contrato rápido y leyendo en diagonal, sin fijarse detenidamente en las condiciones del alquiler del piso que figuran.

Entre las condiciones o compromisos que adquieres con la firma del contrato, debería aparecer un punto en el que se especifique con cuánto tiempo de antelación debes avisar al propietario en caso de querer abandonar el inmueble. Deberás cumplir con el periodo de tiempo que allí se especifica si no quieres jugártela a que el propietario te amenace con no devolverte la fianza por incumplimiento del contrato.

Según la reforma de Ley de Arrendamientos Urbanos, para los contratos firmados a partir del 6 de junio del 2013, el inquilino tendrá derecho a rescindir el contrato a partir del sexto mes de su firma avisando con 30 días de antelación. Antes de la reforma, si el inquilino quería rescindir el contrato antes de un año tenía que cumplir cada una de las anualidades.

Resumiendo, debes avisar al propietario de tu voluntad de rescindir el contrato un mes antes, a no ser que en el contrato figura otra cosa.

2. Comunicar al propietario tu decisión: Una vez estés seguro del plazo que figura en el contrato para avisar al propietario y tengas claro que te quieres ir, debes comunicárselo. No cometas el error de comunicárselo solo verbalmente, puede ser que tengas muy buena relación con el propietario, pero nunca está de más dejar constancia escrita, ya sea firmando un documento, enviando un burofax o dirigiéndole un email formal con los datos del piso (calle, número, piso o puerta), los tuyos y los suyos (nombre y apellidos y DNI) y pidiéndole que te responda confirmando su recepción.

3. Dar de baja los servicios contratados: Si diste de alta los servicios de agua y luz tu mismo, eres tu quién debes contactar con las respectivas compañías para darlos de baja. Sin embargo, lo habitual en los pisos de alquiler es que los servicios ya estén dados de alta y el propietario simplemente cambia el nombre y la domiciliación bancaria. En ese caso, es el propietario quien debería tomar nota de tus últimas lecturas y informar a la compañía de que a partir de tal fecha ya no eres el responsable. Asegúrate de que lo hace y de que no te cobran más allá de tu último mes en la vivienda.

4. Reclamar la fianza: Una vez firmes la recesión del contrato y el propietario haya comprobado que no hay desperfectos en la vivienda, deberás establecer cuándo se te devolverá la fianza. Como te contamos en otro post, en principio, el propietario tiene la obligación de devolver la fianza en el momento en que le devuelvas las llaves. A veces tardan unos días pero si excede de 30 días, el importe de la fianza acumula intereses y podrías iniciar un procedimiento judicial.

¿Quieres dejar un piso de alquiler? ¿Te ha servido esta información?

Foto: Pinterest

Comments

  1. Por Fernando

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario