10 consejos para vender un piso en tiempos de crisis

10 consejos para vender un piso en tiempos de crisis
Valora este articulo

La venta de un inmueble es compleja… y larga. En Api.cat te damos consejos para vender un piso en un tiempo razonable, especialmente en tiempos de crisis:

1.- No tengas reparo en pedir ayuda. Contrata los servicios de un profesional regulado. El mercado inmobiliario es un entorno sumamente complejo y cambiante, regido por normas y regulaciones que probablemente desconoces. Seguro que piensas que puedes ahorrarte este servicio, pero ¿estás preparado para resolver todo el papeleo que supone la venta de un inmueble? ¿tienes una cartera de posibles compradores a los que les interese un piso de las características del tuyo? ¿tienes disponibilidad horaria para atender a todas las visitas y sabes qué es lo que debes destacar de tu inmueble par que se venda antes? Vender un piso no es fácil y eso teniendo en cuenta que no surjan contratiempos legales. No lo dudes.Tu API te ayudará a sacar el máximo provecho de tu inmueble.

10 consejos para vender un piso en tiempos de crisis

2.- Acierta con el precio… Aunque el baile de precios en el mercado inmobiliario es considerable, existen trucos para dar con el precio adecuado:

  • Sé realista. Probablemente, crees que tu piso en Sabadell o tu casa en Badalona bien vale lo que pides y si el vecino de al lado vende su piso por un importe incluso superior, ¿por qué no vas a vender tú el tuyo? Bien, todo depende de ti, pero si quieres vender y quieres hacerlo en un tiempo razonable deberás adaptarte a la realidad del mercado actual. La época dorada del sector inmobiliario acabó y con ella los precios desorbitados. Pregunta a tu agente a qué precio se han vendido últimamente pisos similares al tuyo en tu zona y tendrás una cifra aproximada sobre la que comenzar a trabajar.
  • No infles el precio. Te sientes tentado a poner a la venta tu inmueble a un precio superior al que esperas venderlo sólo porque crees que “me lo van a regatear”. Si bien es cierto que los procesos de negociación son más duros cuando existe más oferta, piensa que un precio muy elevado disuadirá a posibles compradores. Es posible que tengas que esperar sentado un buen tiempo hasta que alguien se interese por tu inmueble.
  • Valora tu inmueble. Si todo lo explicado anteriormente te parece una ciencia muy poco exacta, no lo dudes. Contrata los servicios de un API que te ayude a vender el inmueble y él se encargará de realizar una valoración rigurosa.

3.- … ¡Y no juegues al despiste! No hay nada que deje más perplejo al posible comprador que ver tu piso en diferentes portales inmobiliarios con diferentes precios o lo que es peor, ¡en el mismo portal inmobiliario pero con diferentes precios según la agencia que lo publique! Sé serio. Tómate tu tiempo y escoge una agencia inmobiliaria profesional y de confianza que trabaje tu inmueble en exclusiva. Hoy en día, los procesos de venta son largos y es importante estar acompañado de alguien que se esfuerce en sacar el máximo partido a tu inmueble, que use todas las herramientas de marketing a su alcance y lo publicite mejor. Lógicamente, no lo conseguirás si ofreces tu inmueble a veinte agencias que deberán competir entre ellas.

4.- Déjate asesorar. Escucha atentamente a tu API. ¡Para eso lo contrataste! Tiene más experiencia y entiende mejor el funcionamiento del mercado inmobiliario y los gustos de los compradores. Recuerda que, en definitiva, tiene tanto interés en vender como tú.

5.- La imagen importa. A nadie le gusta entrar en un piso con olor a humedad, con las paredes sucias o muebles destartalados, así que ponte manos a la obra. No es necesario que realices un gran desembolso. Quizás una mano de pintura, abrillantar el mármol, una limpieza a fondo, un ambientador agradable… cualquier de estos sencillos trucos te servirá para causar una primera impresión de cine.

6.- Pon empeño en buscar a tus potenciales compradores y no les mientas. Básico. Publicitar tu inmueble es imprescindible para poderlo vender. ¿Cómo y dónde? Para empezar, internet. No pierdas demasiado tiempo. Tu API sabe cuáles son los portales inmobiliarios que mejor funcionan y publicará tu inmueble sin ningún coste adicional, como parte de la comercialización. Debes tener en cuenta que para obtener mejores resultados es importante incluir muchas fotografías (si puede ser, en formato apaisado) y de calidad (¡procura que tu vivienda esté impecable el día en que se realicen!). También es muy importante redactar una descripción muy atractiva y pormenorizada de tu inmueble. Pero ojo, atractiva no significa ficticia, así que no mientas. La “ciencia ficción” te puede traer más visitas, pero los interesados se sentirán decepcionados cuando vean el inmueble. Y, por último, asegúrate de que tu API tiene en su escaparate un anuncio de tu vivienda con una selección de las mejores fotografías y un texto con gancho. A los transeúntes les gusta curiosear y es posible que más de uno pueda solicitar una visita a tu piso.

7.- Tu vivienda debe estar siempre accesible. Tu agente debe tener las llaves de tu inmueble para poder enseñarlo a los clientes interesados en cualquier momento, si es que tú no vives en el piso. Si no te fías de tu agente inmobiliario, cambia y escoge un API de confianza al que puedas dejar las llaves de tu inmueble con total tranquilidad. Él sabrá elegir el mejor momento para mostrar tu vivienda al comprador sin que tengas que molestarte en hacer nada. Piensa en lo complicado que resulta vender y no se lo pongas más difícil. Si tiene que pedirte las llaves cada vez que un cliente quiere visitar tu piso, es posible que muchos se pierdan por el camino.

8.- Deja que un experto negocie por ti. Hablando se entiende la gente. Cierto, pero negociar la venta de un inmueble no tiene nada que ver con regatear en el mercadillo de antigüedades. No todo el mundo está preparado para ello. Delega este aspecto crucial en la venta de tu inmueble a tu API de confianza y ¡no pienses que vas a perder dinero por ello! Nadie te va a obligar a bajar el precio de tu inmueble, pero está claro que deberás ofrecer un precio competitivo. Que sea el API quien te ayude a tomar las decisiones difíciles y negocie por ti. Es su trabajo.

9.- Anticípate a los contratiempos habituales. Ha llegado el momento de firmar la compraventa y la cédula de habitabilidad de tu vivienda está caducada…¡horror! No esperes al último momento para comprobar que tu inmueble tiene la documentación en regla. Debes saber que, como mínimo, para vender tu inmueble necesitarás la cédula de habitabilidad y el certificado de eficiencia energética. En ambos casos, la tramitación requerirá más de un mes. Así que pregunta a tu API cuál es la documentación que debes preparar y empieza a tramitarla.

10.- No firmes nada sin asegurarte primero y sobre todo ¡no cojas dinero! Este es el error más común y el de peores consecuencias. Seguro que estás deseando vender tu piso, pero las prisas no te llevarán antes a tu meta. No copies aquel contrato de compraventa que tu primo usó ni te descargues el primer documento que encuentres tras una rápida búsqueda en Google. No tiene sentido, cada venta es única. Cuenta con los servicios de un profesional experto que te pueda asesorar, que redacte un contrato de arras adecuado, que gestione los pagos a cuenta y que se preocupe, en definitiva, de que todo el proceso se realiza con la mayor transparencia y seguridad. Tus nervios te lo agradecerán.

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario