5 razones por las que sigues necesitando a un API

5 razones por las que sigues necesitando a un API
Valora este articulo

5 razones por las que sigues necesitando a un API

Sabemos que crees que puedes vender tu inmueble solo y ahorrarte las mal llamadas comisiones de las agencias inmobiliarias. Pero te equivocas. En realidad, los buenos agentes se ganan lo que cobran, puesto que pueden vender tu casa por más dinero y en menos tiempo. En Api.cat te descubrimos por qué sigues necesitando contratar a un API, especialmente en épocas de crisis como la actual.

1. Porque es una cuestión de matemáticas. Y para ayudarte a entenderlo, nada mejor que un ejemplo. Imagínate que decides embarcarte en la aventura de vender tu propiedad sin ayuda alguna. Seguramente, optarás por publicar tu inmueble en alguno de los portales inmobiliarios que conoces. Aparte de los consabidos dolores de cabeza que te producirá tener que introducir todos los datos y fotografías, quizás lo publiques a lo sumo en 5 portales (siendo muy optimistas) y, para que no se diga, colgarás un cartel de tu balcón.

Bien, ahora imagínate que delegas esta función en tu API más cercano. Teniendo en cuenta que en Cataluña la red de API cuenta con más de 2.000 agentes que colaboran y comparten operaciones, tus opciones de encontrar comprador se multiplicarán por 2.000.  El anuncio de venta de tu piso estará colgado en 2.000 agencias y publicado en todos los portales en los que trabajan esos 2.000 profesionales a través de Api.cat.

2. Porque riesgos, los justos. Pregúntate a ti mismo hasta qué punto estás dispuesto a jugar con los ahorros de toda una vida. Cuando te duele la espalda, ¿publicas un comentario en un foro médico, consultas un vademécum online y te automedicas? ¿o vas al médico? Y si, por ejemplo, tienes una casa en Vic y para ampliar la cocina debes derribar una pared maestra, ¿buscas por Internet si es seguro o no hacerlo y te armas con una maza para destrozarla tú mismo? No, contratas a un arquitecto para que valore y dicte un informe que determine si puedes llevar a cabo la obra. ¿Por qué? Porque no quieres arriesgar tu vida ni tu dinero. Entonces, volvamos al principio, ¿por qué quieres arriesgar los ahorros de toda una vida?

3. Porque no sabes todo lo que se necesita hacer para vender un piso. Un API trabaja a tiempo completo como API. Buah, obvio, pensarás. ¿De verdad? Aunque sea evidente, en ocasiones perdemos de vista este pequeño (gran) detalle. Por ejemplo, cuando quieras vender tu piso en Lleida, no sólo tendrás que publicitarlo, sino que además tendrás que atender múltiples llamadas y correos electrónicos, responder preguntas y concertar visitas (visitas que, por otra parte, se presentarán o no a la cita y para las que tendrás que adecentar tu casa cada vez). Ten por seguro que si no contestas rápido, muchos de tus potenciales compradores perderán el interés… y esto es sólo el principio. Entonces, ¿estás seguro de que entiendes todas las gestiones que abarca la venta de una vivienda?

4. Porque nadie nace sabiendo (negociar). Si te sentiste perdido en los zocos de Marrakech, imagínate cómo te sentirás cuando de tu negociación dependa la venta de tu piso. Un buen API sabe cuánto se puede pedir por un inmueble ubicado en una zona determinada y en un estado de conservación concreto. En definitiva, trabaja todo el día con compradores y vendedores, y tiene amplia experiencia en compraventa de inmuebles. Piensa que no es cierto que vaya a obligarte a establecer un precio determinado, pero podrá orientarte para que puedas poner un precio de venta competitivo a tu casa en Sabadell.

5. Porque nadie quiere hundirse en la miseria. O lo que es lo mismo, ¡papeles, papeles, papeles! Seamos realistas, encontrar un comprador puede hasta que sea la parte divertida. Después llega el trabajo de verdad, es decir, contratos, cláusulas adicionales, complejas y cambiantes normativas sectoriales, impuestos, etc. Tu API está al día de todos los cambios en las regulaciones, los contratos y las prácticas, así que sabe qué cláusulas deben incluirse, cuándo se pueden eliminar y cómo usar el contrato para proteger tus intereses.

Y ahora que eres consciente de todas las complicaciones que implica la venta de un inmueble, llega el momento de la verdad: ¿estás realmente cualificado para vender tu piso?

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario