Mitos y verdades sobre el certificado energético

Mitos y verdades sobre el certificado energético
Valora este articulo

El pasado 1 de junio del 2013 entró en vigor la obligatoriedad dispuesta por la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y según la cual, viviendas, oficinas, locales comerciales y edificios deben contar con el certificado de eficiencia energética antes de su comercialización, ya sea a mediante venta o alquiler.

Casi un año después de la entrada en vigor de esta medida, aún son muchas las dudas y sombras que envuelven la certificación energética de edificios y viviendas. En api.cat te detallamos cuáles son los mitos y verdades del certificado de eficiencia energética.

Verdades sobre el certificado de eficiencia energética

- Es el documento oficial que sale como resultado de un estudio de certificación energética al que se somete el inmueble, vivienda o local. Este documento recoge información sobre la construcción del inmueble y sus instalaciones, calcula el consumo anual de energía necesario para satisfacer su demanda energética en condiciones normales de ocupación y funcionamiento. Y una vez analizados los valores, se le otorga al inmueble una calificación energética en función de cuánto contamina (emisión de Co2) y de cuánta energía consume.

- Hay una etiqueta que recoge la calificación obtenida en el certificado energético. Funciona mediante una clasificación por colores (el rojo como la menor calificación y el verde como la mayor calificación) y letras (la A es la más eficiente y la G la menos eficiente). Es una especie de tarjeta que resume la calificación y que sirve para ser mostrada a aquellas personas interesadas en comprar o alquilar una vivienda antes de formar cualquier contrato.

- Es obligatorio desde el 1 de junio de 2013 que cualquier persona particular o empresa que quiera comercializar un edificio, vivienda o local ponga a disposición de los compradores o arrendatarios de los inmuebles el certificado de eficiencia energética del mismo. Así que si estás buscando una casa para comprar en Barcelona, pídele al propietario o agente inmobiliario que te muestre su etiqueta energética.

- Hay sanciones previstas para aquellas personas o empresas que publiciten, vendan o alquilen inmuebles que no dispongan del certificado energético a partir de la entrada en vigor de su obligatoriedad, es decir 1 de junio del 2013. De hecho, el Instituto Catalán de Energía ha empezado a hacer inspecciones a las agencias inmobiliarias para sondear si éstas están cumpliendo con la normativa, entendiendo que éstas promocionan y publicitan viviendas. Las sanciones van de 300 a 600€ las consideradas leves, de 601€ a 1.000€ las moderadas o hasta 1.001€ o 6.000€ si se consideran infracciones muy graves, como la falsificación documental.

Mitos sobre el certificado de eficiencia energética

- Es un mecanismo para ahorrar energía por sí mismo. El certificado energético no ahorra energía por só mismo, simplemente te da información sobre cuánto contamina y cuánta energía consume tu vivienda o local, para que te hagas una idea de si es más o menos sostenible con el medio ambiente. A partir de la calificación que se le haya otorgado, pueden hacerse mejoras para subir el nivel de la certificación, pero sólo si se toman medidas habrá un ahorro de energía, y por tanto, de dinero. Si sabes cuánto combustible gasta tu coche y esto es un elemento de peso a la hora de comprar uno nuevo, ¿por qué no aplicar la misma lógica a la vivienda?

-Es un impuesto. No es un impuesto, es una normativa Europea que pretende rediseñar el sistema constructivo de todos los países miembros para que éste sea lo más respetuoso posible con el medio ambiente, y así, empezar a crear ciudades más sostenibles. De hecho, la directiva establece que para el 2020 los edificios que se construyan deberán tener un consumo de energía casi nulo.

- Tener el certificado energético revaloriza el inmueble. No es así, es un trámite obligatorio por lo que el hecho de cumplir con la ley y tenerlo, no revaloriza el inmueble de por sí. Otra cosa es que dicha vivienda tenga una muy buena calificación energética y eso se quiera utilizar como argumento para aumentar su precio de venta o alquiler, en tanto que se traduce en un mayor ahorro energético.

Foto: Pinterest

Comments

  1. Por Manuel

  2. Por Manuel

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario