¿Cómo hacer un contrato de alquiler?

¿Cómo hacer un contrato de alquiler?
Valora este articulo

Como_hacer_ contrato_alquiler¿Tienes un piso de alquiler en Girona y no sabes que debe incluir el contrato de alquiler? Tranquilo, para todo hay una primera vez: en Api.cat te explicamos con todo detalle cómo se debe hacer un contrato.

Lo primero: se trata de un pacto entre las dos partes por el cual el propietario del inmueble lo cede al inquilino por el tiempo y las condiciones que pacten. Tu API te recomendará ponerlo siempre por escrito: aunque a veces parezca innecesario, esto es imprescindible para tener constancia documental de los acuerdos y poder probar los incumplimientos, en caso que se produzcan.

Dicho esto, estas son las informaciones básicas que tu API deberá hacer constar en un contrato de alquiler de vivienda:

  • Identificación del inmueble: especificar el domicilio, la referencia catastral, la cédula de habitabilidad y el certificado de eficiencia energética (necesario para los contratos desde 1 de junio de 2013). También es conveniente añadir los metros cuadrados de que dispone y los datos del Registro de la Propiedad,
  •  Identificación de las partes: nombre, apellidos, domicilio y DNI del propietario y del inquilino.
  •  Fecha de inicio del contrato y la duración: si no se pacta esta duración, por defecto se entiende que es de un año, prorrogable a 3.
  •  Indemnización por finalización de contrato antes de tiempo: según la legislación vigente,  tras el primer año de contrato, el propietario puede recuperar el inmueble,  siempre que sea para uso propio o de un familiar directo y avisando con dos meses de antelación. Por su parte,  el inquilino puede desistir del arrendamiento tras los primeros seis meses, avisando con un mes de plazo. En este caso, si el propietario quiere  recibir una indemnización, debe hacerlo constar en el contrato. Estas indemnizaciones suelen equivaler a una mensualidad por cada año que quede de contrato.
  •  La renta a pagar: la cantidad que se pagará por el alquiler.
  •  La forma de pago: es conveniente especificar los días del mes en que hay que realizar el pago y si éste se hará en metálico (y dónde) o por transferencia bancaria.
  •  La actualización de la renta: las dos partes pueden pactar dichas actualizaciones por contrato. En su defecto,  la actualización de la renta será anual y en función de la variación del IPC de los últimos 12 meses.
  •  La fianza: en el momento de firmar el contrato, el inquilino debe abonar una fianza en metálico equivalente al importe de una mensualidad. Este dinero se les devolverá al finalizar el contrato, a menos que se hayan producido daños o se hayan incumplido los acuerdos.
  •  Quien asume los gastos: las facturas de agua, gas, luz y teléfono van a cargo del inquilino. Si éste también debe asumir los gastos de la comunidad de propietarios o los impuestos, hay que hacerlo constar en el contrato.
  •  Relación del mobiliario: en caso de alquilar un piso con muebles, es conveniente añadir en el contrato un inventario de estos muebles y de su estado. Las dos partes deben estar de acuerdo en la descripción para evitar conflictos posteriores.
  •  Reparaciones y obras: El propietario debe hacer las reparaciones necesarias para mantener el inmueble en buen estado.  Por su parte,  el inquilino deberá soportar las obras de mejora que haga el propietario, aunque en estos casos puede optar por rescindir el contrato o pedir una disminución de la cuota por las molestias.
  • Si es el inquilino el que quiere hacer obras o reformas, debe tener el consentimiento por escrito del propietario y acordar, por contrato, si estas obras pueden compensar parte del  pago del alquiler.
  •  Para curarse en salud, no está de más pactar qué pasa en caso que el dueño del piso que hemos alquilado, quiera venderlo: por un lado, se puede pactar la renuncia de adquisición preferente por parte del inquilino. Por otro, hay que tener en cuenta que si el piso está inscrito en el Registro de la Propiedad,  el nuevo propietario debe respetar las condiciones pactadas de alquiler. Si no es el caso, puede resolver el contrato

Estos son los conceptos básicos que se deben tener en cuenta si quieres alquilar un piso.

¿Te parece complicado? Natural. El contrato de alquiler de un inmueble es un documento sumamente complejo. Pero no te preocupes, tu API sabrá velar por tus intereses.

 

Foto: Toprural

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario