Las oportunidades inmobiliarias existen

Las oportunidades inmobiliarias existen
Valora este articulo

Las oportunidades inmobiliarias existenQuieres comprar un piso, tienes la capacidad económica para hacerlo, pero buscas una de esas oportunidades inmobiliarias que se presentan una vez en la vida. No es una quimera. En estos momentos, el mercado ofrece auténticos chollos para aquellos que quieran comprar ya.

¿Quién pudiera imaginar que un piso que antes costaba 180.000 euros ahora se pueda conseguir por sólo 60.000? ¡Pues comprar un piso en Vic depara estas sorpresas! Jaume Jorquera, desde su despacho en Finques Vic, ha sido testigo recientemente de una venta que tan sólo unos años atrás hubiera parecido poco menos que ciencia ficción. “En junio vendimos un piso a estrenar de 50m2 en la población de Tona, a 10 km de Vic. Lo compró un jubilado. Pagó al contado, pero una hipoteca le hubiera salido por menos que una mensualidad de alquiler”, asegura Jaume.

Y esta es la tónica de las ventas que se están realizando en los últimos meses. Precios muy competitivos y pagos al contado, por regla general. “Aunque se consiguen pocas ventas, debido a la falta de crédito, las que hay son a precios realmente de oferta”, afirma Jaume. ¿Es un buen momento para comprar? Ahí tienes la respuesta. Sí.

Te estarás preguntando donde encontrar estas oportunidades inmobiliarias. ¿Es una buena opción comprar piso en Tarragona o comprar casa en Sant Cugat? En un mercado en el que la oferta de productos es tan amplia, como lo es actualmente el inmobiliario, es fácil perderse. Esa vocecita en nuestra cabeza que nos dice “cuidado, no te precipites, quizás el próximo mes los precios sean todavía más bajos” hace que nuestro miedo a equivocarnos supere a nuestro deseo de comprar ese piso que tanto nos gusta y que está a tan buen precio. ¿Cómo saber si estamos realmente ante un negocio irrenunciable?

Seamos realistas, no existe una lista de chollos a la que podamos suscribirnos. Para identificar cuál es aquel inmueble que está a precio inmejorable, es necesario conocer el mercado local, saber cuál ha sido la evolución de precios en la zona, conocer a aquel propietario que tiene prisa por vender y al que no le importa rebajar el precio para poder deshacerse de ese inmueble que se ha convertido en una losa pesada. Nada de esto es fácilmente asequible si se hace desde el sofá de casa, visitando los anuncios que aparecen en los portales inmobiliarios de Internet desde nuestro portátil. Por eso es crucial contar con el asesoramiento de un profesional experto.

Pongamos por ejemplo una ciudad grande como Tarragona. Sergi Mensa, al frente de Finques Imperial, en pleno corazón de la ciudad, sabe de lo que habla cuando explica que las oportunidades del momento en Tarragona residen en los pisos construidos en los año 60 y 70, con grandes dimensiones y con excelentes posibilidades de restauración, debido a que las fincas son de construcción no excesivamente antigua.

Recientemente, ha mediado en una operación de compraventa de estas características. Una doctora que vive en la ciudad decidió comprar un piso de 158 m2 a un precio muy razonable. Aunque podía permitirse comprar en una finca más nueva, esto le ha dado la posibilidad de reformar totalmente esta vivienda. “He tenido la oportunidad de ver el antes y el después, y la verdad es que el resultado es sorprendente. Haberse ahorrado en el precio final le ha permitido aprovechar la generosidad de las estancias y crear una cocina y baños fantásticos”, explica Sergi. Y continúa, “ha sido toda una satisfacción ver como la nueva propietaria me mostraba orgullosa su nuevo hogar”.

Y es que las oportunidades inmobiliarias están a la vuelta de la esquina para aquellos que saben dónde y a quién acudir. ¡En Api.cat te ayudamos a encontrarlas!

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario