Obras obligatorias en la vivienda del portero

Obras obligatorias en la vivienda del portero
Valora este articulo

Todavía existen algunos edificios en el centro de capitales como Barcelona o Madrid que tienen un portero físico e incluso con viviendas portería. Como propietario de un piso en Sant Joan Despí, te interesa saber que obras y gastos estás obligado a asumir en relación a la vivienda del portero. Veamos los dos aspectos que recoge la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) sobre las reformas.

  • Instalaciones del piso. La comunidad de propietarios está obligada a realizar las obras y reparaciones de la vivienda del portero siempre que no sean por un mal uso. En éstas reformas, se encuentran los grifos, los radiadores, puertas, pintura y baldosas. Además, las instalaciones de agua, luz y gas deben estar en perfecto estado.

vivienda_portero

  • Mobiliario. Igual que pasa con las instalaciones de la vivienda del portero, en el caso de que el piso tuviera muebles, la comunidad también ha de mantenerlos en buen estado. Para ello, debería realizar las reparaciones necesarias siempre que no sean culpa del inquilino. El mismo proceso se ha de cumplir si la vivienda del portero se alquila a una tercera persona. En este caso, es necesario garantizar que el piso cumpla los requisitos de habitabilidad.

Es posible que en tu comunidad de vecinos no puedas afrontar los gastos derivados de las reformas y reparaciones de la vivienda del portero. Desde Api.cat, te recordamos que los seguros de las comunidades de propietarios no cubren estos inmuebles, por lo que está forzada a contratar otra póliza que se haga cargo de las averías, reparaciones o problemas derivados de la falta de mantenimiento, como las humedades o los incendios.

Ante esta situación, es posible que te plantees sacarle un rendimiento a la vivienda del portero. Para ello, tienes la opción de alquilarla o venderla. Te explicamos los requisitos.

Alquiler de la vivienda del portero

Si te decides a alquilar la vivienda del portero a una tercera persona, debes tener claro lo qué hemos comentado antes. Has de entregarla en el mismo estado en el que la recibió el anterior inquilino (instalaciones y muebles). Pero antes de prepararla, la normativa de la LPH establece que “el arrendamiento de elementos comunes que no tengan asignados un uso específico en el inmueble requerirá el voto favorable de las tres quintas partes del total de los propietarios que representen las tres quintas partes de las cuotas de participación“.

Además, también es necesario el consentimiento del propietario afectado. Pese a las impugnaciones judiciales, el Tribunal Supremo fijó que no se necesita un acuerdo unánime para que la comunidad de vecinos destine al alquiler la vivienda del portero. Tan solo, las tres quintas partes.

Venta del inmueble

Como la figura del portero está en desuso, es posible que la comunidad de propietarios decida vender su vivienda. Para hacerlo, se requiere cumplir una serie de trámites:

1. La Junta de Propietarios debe acordar por unanimidad que la vivienda del portero pase de elemento común a privativo. Es el proceso que se conoce como desafectación.

2. Como la vivienda del portero ha pasado a ser un elemento privativo, se le asigna una nueva cuota al propietario o inquilino y se reparte el resto entre los dueños de forma proporcional.

3. El presidente de la Comunidad de Propietarios debe dar el visto bueno del acuerdo en el Libro de Actas y formalizar la escritura de venta. Si la vivienda del portero está hipotecada, sería necesario pedir permiso al banco con el que se ha suscrito el crédito.

¿En tu comunidad has alquilado o vendido hace poco la vivienda del portero? Envíanos un comentario para explicar cómo has hecho el proceso.

Foto: Blogaliza.com

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario