¿Vivirías en el casco histórico de la ciudad?

¿Vivirías en el casco histórico de la ciudad?
Valora este articulo

Casco histórico de BarcelonaSuelen ser las zonas de la ciudad con más encanto. Pero, ese atractivo, algunas veces va acompañado de algunos inconvenientes que afectan a la calidad de vida de sus vecinos. En Api.cat hemos querido mostrarte algunos de los aspectos que tendríamos que tener en cuenta antes de comprar un piso en el casco histórico de la ciudad.

Puntos clave antes de adquirir un piso en el casco histórico

En la mayoría de nuestras compras, la parte emocional suele tener un peso importante, pero en el caso de la adquisición de un inmueble en estas zonas, lo tiene mucho más. Y es que, muchas veces, el cliente-comprador se deja seducir por el ambiente que envolve estos barrios. Nos referimos a barrios como el de Gràcia en Barcelona, cuyo aire bohemio encandila a propios y extraños.

Sin embargo, la compra de un piso, es una decisión lo suficientemente importante como para no dejarse llevar por el “corazón” y poner toda nuestra atención en ciertos aspectos relacionados con la ubicación, el edificio y el propio piso. Veamos algunos de ellos:

  • Paseo de Gràcia de BarcelonaVisita la zona de día y de noche. Conviene que antes de comprar, visites el piso a diferentes horas del día, ya que, muchas de estas zonas son tranquilas por la mañana, pero pueden convertirse en auténticos infiernos por la noche, ya que albergan bares, terrazas, pubs… que generan ruido, malos olores, etc.
  • Si tienes coche, piénsatelo. El tema del aparcamiento puede llegar a ser el motivo para desestimar la compra en estas zonas, ya que, sus trazados antiguos reducen drásticamente el número de plazas de aparcamiento disponibles. La opción que suelen tener sus vecinos son las zonas de aparcamiento restringido, ya que, comprar o alquilar una plaza de parking puede llegar a tener precios prohibitivos.
  • ¿En qué condiciones está el edificio? No estaría de más que comprobaras si el edificio está afectado por un plan de ordenación o si el Ayuntamiento tiene previsto su derrumbe. A veces, un precio “sospechosamente” barato nos puede dar la pista sobre las verdaderas razones que hay detrás su puesta a la venta.
  • Comprueba el estado del piso. No dejes de revisar con sumo cuidado la red eléctrica, la fontanería, el estado de las paredes, posibles humedades, el suelo… Recuerda que, generalmente, son pisos construidos hace muchos años y, es posible que su estado de conservación deje mucho que desear. Una vez comprobado, haz una valoración y decide si merece la pena el gasto en el que has de incurrir. Si te salen las cuentas, ¡adelante!

¿Quiénes viven en el casco histórico?

Lo cierto es que, así como en otras zonas de la ciudad los vecinos que residen suelen mantener cierta homogeneidad, en el caso de estos barrios, podemos encontrarnos una amalgama muy diversa de personas. Veamos quiénes habitan generalmente el casco histórico de las ciudades y quiénes demandan una vivienda en estas zonas:

  • Personas mayores. Muchos de los vecinos que residen en estos barrios compraron su piso hace muchos años y la propiedad se ha ido heredando de generación en generación.
  • Compradores con alto poder adquisitivo. Este exclusivo grupo de personas pueden permitirse la adquisición de los pisos más grandes de la zona. Además, suelen comprarlos ya reformados y rehabilitados. Y si no, no les importa gastar lo necesario para poner el piso en condiciones, con tal de vivir en la zona más atractiva y monumental de la ciudad.
  • Profesionales liberales. Para este tipo de propietario o inquilino, lo más importante es vivir en el centro, cerca de “donde se cuece” todo, de los teatros, los bares, los museos… Prefieren pagar por un piso pequeño, con tal de residir en el casco antiguo.

¿Te gustaría vivir en el casco histórico de tu ciudad o prefieres ir a estas zonas sólo a hacer turismo? Nos encantaría saberlo.

Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

Comments

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario