10 errores que todo API debe evitar al mostrar una vivienda

10 errores que todo API debe evitar al mostrar una vivienda
Valora este articulo

Puede suceder que las prisas, tener demasiadas visitas concertadas en un mismo día o caer en la rutina lleven a un agente inmobiliario a cometer errores a la hora de mostrar una vivienda, lo que puede frustrar una venta o un alquiler. Pero aunque todos somos humanos y cometemos errores, pero si eres API hay errores que debes evitar cometer:

1. Llegar tarde a la cita

Llegar tarde no es profesional y según como, incluso una falta de respeto. En España siempre se ha sido más flexible en este sentido, aceptando hasta 15 minutos de cortesía, pero no debe ser así cuando tienes una cita con unos clientes para mostrarles un piso en Sabadell. Como API deberías llegar incluso antes y preparar la vivienda para la visita.

2. Ser demasiado formal o informal

Un API debe ser camaleónico y detectar qué tipo de persona tiene delante. Si es una persona muy seria y formal conviene evitar hacer bromas o ser demasiado informal al explicar las características de la casa. Si por el contrario, detectas que es una persona más distendida, puedes permitirte algunas licencias para agradar y que se lleve una buena impresión de la visita. Pero en caso de duda, lo más prudente es ser formal.

3. No conocer la vivienda previamente

Nunca debes mostrarle a un cliente una casa que tú no hayas visto antes. La imagen de tener un agente inmobiliario intentando vender una casa en Girona que ni siquiera conoce, es desastrosa. Si es una entrada nueva de la agencia y no has tenido tiempo de verla, adelántate a la visita y estudia sus características antes de proceder.

4. No saber responder preguntas básicas

No pretendemos que te sepas de memoria todos los detalles y aspectos de todas las viviendas que hay en la cartera de tu agencia API, sin embargo, antes de ir a una visita deberías revisar cuáles son sus características, condiciones de venta, y otros detalles obvios que los visitantes te puedan preguntar.

5. No tomarse en serio al visitante

A veces la imagen y los estereotipos pueden jugar malas pasadas. No porque un cliente acuda a la visita vestido de traje y corbata significa que tenga más capacidad adquisitiva que otro que acuda prácticamente en bermudas y chanclas. No prejuzgues y trata a todas las visitas como si fueran los compradores más probables para ese piso en Badalona.

6. No haber preparado la vivienda para las visitas

Es un tema que hemos comentado muchas veces en api.cat: una imagen vale más que mil palabras y la impresión que se lleve el cliente de una casa es determinante para el éxito de la venta.

7. Ir con prisas

El cliente no tiene la culpa de que tengas prisa u demasiadas visitas que hacer en el mismo día. El cliente se merece que lo atiendas, prácticamente, como si fuera el único de tu jornada. Que se sienta cómodo y pueda observar con tranquilidad cómo es el piso que le interesa en Castelldefels, es fundamental.

8. No saber detectar los signos de interés

Las prisas antes mencionadas o ir distraído pueden hacer que no detectes que a los visitantes les está interesando mucho esa vivienda. Son estas señales las que debes aprovechar para enfatizar todo lo positivo que tiene ese piso en Terrassa y entusiasmarles de tal modo que salgan con la idea de comprar o alquilar.

9. Obviar información

Que la vivienda tenga defectos no es motivo para obviarlos o mentir al visitante, ya que si le interesara de verdad, tarde o temprano se enteraría y tu profesionalidad quedaría en entredicho. Todas las viviendas tienen detalles mejorables, pero es decisión del comprador aceptarlas o no.

10. No ofrecerte a una segunda visita

No des por supuesto que por las caras que ponían no les ha interesado ese piso en Reus que les has enseñado. A veces, en frío se cambia de opinión y se considera la idea de una segunda visita para acabar de decidir.

Foto: BIT Comunicació

Comments

  1. Por mario

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario