A vender pisos también se aprende

A vender pisos también se aprende
Valora este articulo

A vender también se aprendeVender es una de las actividades más difíciles que uno puede elegir para ganarse la vida. Y, si bien muchos piensan que para llevar a cabo un proceso de compraventa, “hay que valer”, también es cierto que se aprende a hacer de todo, y a vender, también. Convencidos de esta afirmación, en Api.cat te mostramos uno de los aspectos más importantes a la hora de prepararnos para vender un inmueble. Veamos qué argumentos son más convincentes y cómo se han de plantear.

No se venden ventanas, sino vistas al mar

Lo primero que tenemos que hacer cuando un cliente que tiene un piso en Viladecans que quiere poner a la venta es acercarnos a ver el inmueble e invertir todo el tiempo que sea necesario para conocerlo en profundidad.

Una buena idea es hacer un listado con las características del piso que incluya todos los detalles. Cuantos más, mejor:

  • Superficie, número de habitaciones, características de la cocina, cómo es el suelo, si tiene terraza, cómo son sus suministros, si tiene ascensor, cuánto se paga de Comunidad, cómo es el barrio dónde está ubicado y qué servicios tiene, etc.

Pareja interesada en comprar pisoEn definitiva, necesitamos elaborar un pormenorizado y exhaustivo informe sobre el piso que vamos a vender. Cuanto más tiempo dediquemos a hacer este documento, mejor conoceremos el producto que queremos vender y, por tanto, mejor y más rápido se producirá la venta.

Eso sí, toda esa información sólo es el punto de partida. Utilizaremos los datos recabados como materia prima para preparar unos argumentos de venta convincentes y efectivos.

¿Cómo transformar una simple descripción en un anuncio atractivo?

La idea es convertir cada uno de esos datos en un beneficio para el cliente potencial. Claro que al comprador le interesa saber que el piso tiene 120 metros cuadrados, pero le gustará más escuchar que es una vivienda con espacio suficiente para que una familia con dos niños pueda vivir cómodamente. Del mismo modo, cuando le informemos de que el piso que le vamos a enseñar es todo exterior, también le diremos que tiene vistas al parque o que desde la terraza se puede ver el colegio de sus hijos.

Es importante incidir en que no sólo debemos hacer de cada dato, una ventaja para el comprador, también deberíamos enfocar de la manera más personalizada posible el beneficio asociado. Es decir, siempre será mejor saber que nuestro cliente tiene dos hijos, ya que de este modo, podremos mencionar que el piso cuenta con el espacio que dos niños que están en edad de tener su propia habitación, necesitan.

Así pues, está claro que llevar a cabo este trabajo, requiere tiempo y esfuerzo, pero, sin duda, se ve recompensado con un proceso de compraventa más rápido y eficaz, que si nos limitáramos a exponer una retahíla de datos acerca del piso.

¿Crees que la venta inmobiliaria puede mejorar si la desarrollamos de este modo? Cuéntanos tu opinión. Nos interesa mucho.

Foto: trabajaeninglaterra
Foto: amwins

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario