Los problemas más habituales en la gestión de comunidades de vecinos: cómo afrontarlos

Los problemas más habituales en la gestión de comunidades de vecinos: cómo afrontarlos
Valora este articulo

problemas_habitaules_en_gestion_comunidades_vecinosQuien diga que la convivencia es fácil, no habrá vivido en una comunidad de vecinos donde se hayan aplicado derramas extraordinarias, se haya instalado un ascensor o haya un vecino moroso. Porque aunque se tenga mucha mano izquierda, estas cuestiones suelen ocasionar tensiones y controversia.

En Api.cat te explicamos los problemas más habituales en la gestión de comunidades de vecinos y algunas fórmulas para resolverlos.

  • La presidencia: aunque hay tantos casos como personas, a muchos nos da pereza ser presidentes de la comunidad. Por eso se aconseja establecer un orden rotativo y de obligado cumplimiento entre los vecinos para los cargos de presidente y secretario.
  • Problemas de convivencia: implicar a los vecinos es una buena forma de evitar algunos de estos problemas. Si tu comunidad de vecinos de Viladecans tiene estatutos y el reglamento de régimen interno, es conveniente que todos los vecinos los conozcan. También puede ayudar invitar a todos los vecinos a las asambleas –sean o no propietarios- escuchar todas las opiniones e informar debidamente de los acuerdos tomados.
  • En caso que un vecino provoque molestias o problemas y ya se le haya llamado la atención, siempre se puede recurrir a los servicios de mediación de algunos ayuntamientos o de la Generalitat de Cataluña.
  • Instalar un ascensor: suele ser motivo de desacuerdo. Los vecinos que viven en los pisos más bajos y otros que no lo consideren necesario, suelen oponerse al gasto. Si lo ha requerido algún vecino mayor de 70 años o con discapacidad, no hay discusión que valga siempre que el coste de las obras no supere 12 mensualidades de la comunidad. Cuando el importe es superior o la obra no se considera necesaria, basta el voto favorable de la mayoría de propietarios y cuotas de participación (50%).
  •  Aunque todos los vecinos y propietarios de locales comerciales en el edificio están obligados a pagar la obra, la comunidad puede acordar excluir del gasto a alguno de los vecinos o propietarios de locales. Sin embargo, esto no los exime de pagar los gastos de mantenimiento.
  • Instalación de antenas o elementos de energías renovables: hay votos suficientes a favor, los vecinos que no estén de acuerdo no están obligados a sufragar el gasto pero tampoco podrán usar la infraestructura. En el caso del certificado energético, desde el 1 de junio es obligatorio por ley y la única discusión posible será el presupuesto para obtenerlo.
  • Morosidad: este es un problema que ha aumentado mucho en los últimos años. La comunidad puede ayudar y dar unos plazos al afectado, o si lo considera necesario, iniciar una demanda legal para obligarle a pagar. Mejor no dejar que la deuda suba mucho, ya que será más difícil que pueda devolverla.

Estas son solo las situaciones más comunes pero hay tantas como para escribir un libro. ¿Te podemos ayudar en alguna?

Foto: SXC

Comments

  1. Por Fernando

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario