Todo lo que debes saber sobre la devolución de la fianza de alquiler

Todo lo que debes saber sobre la devolución de la fianza de alquiler
Valora este articulo

Las fianzas de los alquileres son todo un tema. Y lamentablemente, en muchas ocasiones se convierten en un foco de conflictos entre propietarios e inquilinos, cuando toca devolverlas. Hoy, en las noticias inmobiliarias de Api.cat te contamos todo lo que debes saber sobre la devolución de la fianza.

 fianza de alquiler

La devolución de la fianza de alquiler

Pongamos por caso que hace unos años te fuiste a vivir de alquiler a Barcelona. Encontraste tu piso ideal y has vivido muy a gusto en él, pero ahora, por el motivo que sea, toca irse.

Dejar un piso de alquiler tiene varias fases: en primer lugar, dar el preaviso de 30 días. Luego toca mudarse y finalmente, comprobar que la vivienda está en buenas condiciones para que el propietario te devuelva la fianza. He aquí el quid de la cuestión. Veamos los posibles escenarios:

La vivienda está en perfectas condiciones

Lo ideal es que, como inquilino, hayas cuidado la vivienda y la dejes en las mismas condiciones en las que se te entregó. Siempre hay algún detalle irrelevante, como por ejemplo, alguna rayada en la pared, que son consecuencia del uso habitual de la vivienda. Pero la inmensa mayoría de los propietarios no tienen en cuenta estas nimiedades y devuelven la fianza íntegra. Porque tanto ellos como la ley entienden que, por el simple hecho de vivir en un piso, hay pequeños desperfectos que son inevitables.

Que el propietario se niegue a devolverla por pequeños daños fruto del uso normal de la vivienda no llegaría a ningún lado, ya que judicialmente ningún juez le daría la razón.

La vivienda no está en buenas condiciones u otros problemas

El otro escenario es el no deseable, el que genera conflictos entre inquilino y propietario. El art. 36 de la Ley de Arrendamientos Urbanos es el que regula la fianza. No obstante, la ley no especifica en qué casos concretos el propietario puede no devolverla, dando lugar a distintas interpretaciones.

En general, se considera que la fianza sirve como garantía del cumplimiento de las obligaciones del inquilino, tanto económicas como de buen uso del inmueble. Por lo tanto, estos serían los principales motivos para no devolverla:

  1. Has dejado de pagar alguna mensualidad
  2. Hay algún desperfecto que el propietario considera que no son consecuencia de un uso normal y responsable.
  3. Una falta grave de limpieza puede ser otro motivo para no devolver la fianza.

¿Cuánto tiempo tiene el propietario para devolverme la fianza?

Lo  ideal sería que, si todo está correcto, se te devuelva la fianza en el momento en que entregas las llaves. No obstante, como las fianzas están depositadas en el INCASÒL, pueden tardar unos días.

La ley no establece un plazo concreto para la devolución y se limita decir que si no se devuelve durante el mes siguiente a la entrega de las llaves, el saldo de la fianza acumulará intereses legales que el inquilino puede reclamar.

Qué hacer si no estás de acuerdo con la no devolución de la fianza

Si crees que el propietario no tiene razón y quieres reclamarle la devolución de la fianza, lo más sensato es dialogar con tranquilidad.

Si las posturas se enrocan hasta el conflicto, puedes enviarle un burofax reclamándole la devolución de la fianza y advirtiéndole de que, en caso contrario, iniciarás las acciones judiciales pertinentes. Tras el envío, el propietario tiene 7 días para reflexionar la gravedad de los hechos y decidir si te la devuelve o opta por la vía judicial.

Un consejo de oro

Del mismo modo que el propietario hace un inventario de todo lo que contiene la vivienda, como inquilino tienes derecho a hacer un listado con fotos y detalles de los desperfectos que ya estaban en la vivienda antes de tu entrada.

¿Te ha parecido útil esta información?

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario