5 errores que debes evitar al contratar una hipoteca

5 errores que debes evitar al contratar una hipoteca
Valora este articulo

Probablemente contratar una hipoteca sea una de las cosas más importantes, en el sentido económico, que vayas a hacer en tu vida. Es más, es algo que puede llegar a atarte de por vida más que un matrimonio, puede incluso  llegar a esclavizarte. Entonces, ¿no crees que vale la pena tomárselo muy en serio?

En api.cat te explicamos cuáles son los 5 errores que debes evitar a toda costa si decides contratar una hipoteca.

1. Las prisas no son buenas.

Muchas personas contratan hipotecas con las prisas de querer cerrar el tema y cometen errores: por quedarse con la primera oferta, por no haberse tomado más tiempo en tener todos los detalles claros, por confiar en exceso, por un mal asesoramiento…

Tú eres quién la va a pagar, por lo tanto hay que pensarlo bien, buscar, comparar, informarse… ¿Qué no entiendes los conceptos? pues busca la ayuda de un asesor imparcial.

No te tienes que quedarte con la sensación de no saber qué has contratado o de cómo te va a afectar a medio y a largo plazo. Sí, es un trabajo muy pesado, casi de investigación, sobretodo si no tienes especial interés en temas económicos, pero hay que hacerlo. ¡Que no haya letra pequeña que no sepas!

2. No ser realistas con nuestro poder adquisitivo.

Después de que miles de familias españolas se hayan pillado los dedos con las hipotecas durante la crisis, este punto te tiene que quedar especialmente claro. No pretendas comprarte un piso en la zona más lujosa de Barcelona si ganas 1.200 euros al mes.

Recuerda: La cuota mensual de la hipoteca no debe superar nunca el 35% de tus ingresos mensuales y si es menos, mejor. Si no mantienes esos márgenes, cualquier contratiempo financiero en tu vida, como por ejemplo quedarse sin trabajo, te puede traer muchos problemas.

3. No tener en cuenta los bancos online.

Como ya explicamos en otro post, las hipotecas online suelen ser más ventajosas que las que ofrecen los bancos tradicionales. Pero aún son muchas las personas que desconfían de contratar productos a través de internet, más si se trata de cantidades de dinero tan elevadas, sin embargo, contratar una hipoteca online es igual de seguro que hacerlo en persona en una sucursal ya que está igualmente regulado y certificada por el Banco de España. Además, son las que ofrecen hipotecas con un menor número de productos vinculados.

4. Quedarte sin fondos con la entrada.

No puedes invertir todos tus ahorros en la primera fase de contratar una hipoteca, es decir, la entrada.
Los bancos no suelen financiar más del 80% del valor de la vivienda, de modo que el 20% restante lo tienes que aportar tú y además, debes calcular otro 12% adicional destinado a los gastos variados que surgirán como los de tasación, gestoría, notaría, impuestos, etc.
Si después de desembolsar este 32% te quedas sin fondos, mal asunto, es que no has hecho una buena gestión y cualquier imprevisto económico te podría amargar la existencia.

5. Fijarse solo en el diferencial.

La cuota que pagarás cada mes de hipoteca no depende solo de los intereses, hay muchos otros factores y si no los tienes en cuenta, harás unas cuentas que no se ajustarán del todo a la realidad. Las comisiones (de apertura, de cancelación, de subrogación, de amortización…) y los productos vinculados como los seguros, pueden hacer que una hipoteca de bajo interés, al final, salga más cara que una de interés más alto.

Pídele al banco que te detalle todos los gastos y a partir de ahí, te retiras unos días a hacer cálculos. De nuevo, sin prisas… Existen calculadores de hipotecas online que pueden ayudarte.

¿Te parece útil? ¿Quieres añadir uno más?  ¡Déjanos tu comentario!

Foto: Pinterest

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario