6 consejos para poner a punto tu casa para venderla

6 consejos para poner a punto tu casa para venderla
Valora este articulo

Hoy por hoy no es tan fácil vender una casa o un piso, el contexto económico y la saturación del mercado inmobiliario son los principales motivos. Ponerla a punto para que resulte más atractiva te allanará el camino.

De hecho, muchos de los propietarios que deciden vender la casa no tienen en cuenta el poder de la ‘primera impresión’, cuando un cliente potencial visita el inmueble. Pero lo cierto es que influye, y mucho. Una casa que entre por la vista aumenta exponencialmente sus opciones de ser vendida.

Obviamente no estamos hablando de hacer grandes reformas que no puedas o quieras asumir económicamente, si no de pequeñas reformas baratas que te ayudarán a darle un lavado de cara a la vivienda y ponerla a punto para venderla.

De modo que si tienes una casa en Sant Cugat del Vallès  y estás pensando en colgar el cartel de “Casa en Venta” te recomendamos que sigas estos pasos para vender un piso o una casa:

1. Lo primero es lo primero: efectivamente lo primero que verá el cliente es la entrada. Si además, ése es el punto de encuentro y llega antes que tú pasará un rato allí de pie observando e imaginado lo que vendrá después. Si la entrada está presentable, la predisposición ya es más favorable. Por lo tanto, si hay que repintar la puerta, vale la pena. Si el timbre está sucio, viejo o no funciona bien, cámbialo. Si hay jardín en la entrada procura que esté arregladito mientras se reciban visitas a la casa. Pon unas plantitas con flores y corta el césped.

2. Limpieza a fondo: Esto no te va a costar dinero, si no más bien tiempo pero es imprescindible para causar una buena impresión. Enseñar una casa sucia sólo te restará puntos, así que estropajo y guantes en mano, asegúrate de que todo queda impecable. Los suelos, los muebles, las ventanas… Concéntrate especialmente en la cocina y el baño, restos de salsa de tomate o pelos en la bañera serían una sentencia final.

Que las juntas de las baldosas, si las hay, estén bien blancas y limpias es un puntazo para sorprender a los clientes muy exigentes, o a aquellos que se llevan a la madre o la suegra para que mire hasta el mínimo detalle mientras hablas con el interesado. Hay productos baratos para blanquearlas fácilmente, ¡comprueba tu mismo el efecto visual a nuevo que producen!

3. Las paredes cuentan: es inevitable que si has vivido en esa casa durante mucho tiempo las paredes tengan manchas, rayaduras o imperfecciones, pero debes tener en cuenta que dan mucha información sobre cómo se ha cuidado ese inmueble.

Según el estado de las paredes, dejarlas como nuevas te puede costar más o menos, pero la inversión seguro que vale la pena. Primero intenta limpiar bien las manchas y tapar las imperfecciones con masilla, y si ves que terminas antes pintándolas de nuevo, valora hacer la inversión.

4. Pequeños arreglos: haz una lista de los pequeños desperfectos que puedes arreglar fácilmente, como por ejemplo: una estantería torcida, un cajón sin pomo, cambiar algún grifo que sea visible y esté muy deteriorado, arreglar puertas… son detallitos que suman y no son excesivamente caros.

5. Orden, orden y más orden: Si vas a mostrar la casa mientras aún estás viviendo en ella, es muy importante que todo esté ordenado cuando recibas las visitas y que haya el menor número de objetos personales a la vista. Procura que el espacio quede limpio de obstáculos o distracciones visuales que no te interesen.

Si además, la vas a vender amueblada, seguramente tengas que abrir muebles y armarios para mostrar cuán espaciosos son. Los organizadores para los anteriores de los armarios son baratos, fáciles de encontrar y te ayudarán a mantenerlo todo en orden y a dar esa imagen de pulcritud, que se trasladará a cómo has estado cuidando tu casa.

6. Cuida la decoración: Si tienes un cuadro colgado, que todos tus amigos te dicen que es horrible, sácalo de la vista aunque a ti te encante, por las dudas. Muy a menudo, menos es más. Coloca los muebles de manera que el ambiente quede lo más despejado y aireado posible. Elementos decorativos como un jarrón con flores frescas o dejar unos libros estratégicamente colocados siempre pueden dar un toque encantador.

Foto 1: Pinterest
Foto 2: Pinterest
Foto 3: Pinterest
Foto 4: Pinterest

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario