¿Arquitectura subliminal o arte?

¿Arquitectura subliminal o arte?
Valora este articulo

El mundo está lleno de obras arquitectónicas que parecen esconder mensajes subliminales, o como mínimo, se podría discutir si sus diseños son desafortunados, ya que provocan más burlas que de otra cosa. ¿Eran conscientes sus creadores de la polémica que causarían? ¿Era esa la intención?

Hoy en api.cat te mostramos algunas de las obras arquitectónicas famosas con las formas más polémica del mundo.

La Torre Agbar

¿Por qué no empezar por uno de los símbolos arquitectónicos de nuestra casa? La famosa Torre Agbar, ubicada en el distrito 22@ de Barcelona, siempre ha sido objeto de burlas por su forma fálica. Ha recibido apodos de todo tipo: supositorio, pene, pepino, etc. Pero su forma tiene una explicación más bonita que todo esto.

El edificio aloja la sede del grupo Agbar, un grupo de empresas dedicadas a la gestión del ciclo integral del agua. Como te puedes imaginar, la cosa va de agua y la forma de la Torre representa un ‘géiser’, agua subterránea que sale a la superficie con mucha presión a modo de chorro.

El prestigioso arquitecto Jean Nouvel, quiso inspirarse en el legado arquitectónico de Gaudí y las montañas de Montserrat, que surgen de la tierra con la potencia y levedad de un géiser que alcanza el cielo azul de Barcelona. ¿Crees que lo consiguió?

Las “otras” Torres

La Torre Agbar tiene con quién compararse… Por un lado está la Swiss Tower de Londres y por el otro, la torre que aloja la sede del Partido Comunista Chino. La forma de ambas torres también ha sido objeto de burlas y motes evidentes entre los ciudadanos de Londres y Pekín, aunque la británica, diseñada por Norman Foster, es visiblemente más sutil que la china, ¿no crees?

Spaceport Norman Foster

Este aeropuerto con estética futurista está ubicado en el desierto de Nuevo México. Fue diseñado por Norman Foster para el magnate Richard Branson, el fundador del Grupo Virgin, el gigante musical que hoy agrupa otras 360 empresas. La intención de este aeropuerto era que se pareciera al logotipo de Virgin, aunque la mayoría de las personas creen que desde una perspectiva aérea parece más bien un ejemplar de las partes femeninas…   ¿Y tú, que crees?

La iglesia de Dixon, en Estados Unidos

Esta iglesia, vista desde el suelo no tiene nada de raro, sin embargo, la aplicación satélite de Google Earth hizo un hallazgo bastante curioso… En su vista aérea, el techo de esta iglesia cristiana local, también tiene forma fálica. Pero para más inri, la iglesia tiene un lema: Levántemonos.

Tras el revuelo causado por la viralización de la imagen, la iglesia ya es famosa en el mundo entero. Por suerte, los párrocos reaccionaron con humor y publicaron en sus redes sociales que prometían cubrir el techo con una hoja de parra gigante.

En realidad, la iglesia se construyó con esta forma para preservar el viejo roble que hay en la parte delantera.

El Estadio Al Wakrah de Qtar 2022

El estadio Al Wakrah, diseñado por la famosa arquitecta Zaha Hadid para la Copa del Mundo de 2022 en Qtar, causó mucha polémica por su similitud con los genitales femeninos. Sin embargo, el estudio de arquitectura responsable publicó un comunicado explicando que el estadio está inspirado en los Dhows, un tipo de barco de pesca tradicional de la zona.

Algunos podrían pensar que es un mensaje reivindicativo o una oda al feminismo en un país musulmán, sin embrago, la arquitecta iraquí se mostró visiblemente ofendida ante la oleada de bromas en los medios de comunicación y aseguró que, si el autor hubiera sido un hombre, no dirían tales cosas.

¿Qué te han parecido estos edificios? ¿Crees que merecen tanta polémica?

Foto 1: Pinterest
Foto 2: Pinterest
Foto 3: News Ifeng
Foto 4: Pinterest
Foto 5: The Independent
Foto 6: Zaha Hadid

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario