¿Cómo son los europeos que compran viviendas en España?

¿Cómo son los europeos que compran viviendas en España?
Valora este articulo

Ante la bajada de precios, los extranjeros compran viviendas en España y según las estadísticas del Consejo General del Notariado, cada vez más: en el segundo trimestre del 2014 la compraventa de vivienda libre por parte de extranjeros no residentes se incrementó un 11,9%, sumando 5 años de crecimiento continuado.  ¿Pero cómo son estos extranjeros? ¿De qué países vienen mayoritariamente y por qué compran en España? ¡Te desvelamos todos los detalles en api.cat!

¿Qué nacionalidades son las que más viviendas compran en España?

Los británicos siguen encabezando el ranking de los extranjeros que más viviendas compran en España, con un 18,62%. Les siguen los franceses (9,39%), los alemanes (7,25%), los belgas (6,90%), los italianos (6,13%), los rusos (5,83%), los suecos (5,83%), los chinos (4,14%) y los noruegos (3,74%).

No es casualidad. Si nos fijamos en los datos del Instituto de Estudios Turísticos, tradicionalmente los turistas que más vienen a España de vacaciones también son los británicos, los franceses y los alemanes. Por lo tanto, es lógico que sean ciudadanos de estos tres países europeos los que más viviendas están comprando en España.

¿Cuál es el perfil general?

En términos generales y según un estudio elaborado por TM Grupo Inmobiliario, el perfil general del extranjero que compra viviendas en España es: un hombre de 53 años de media, casado y con hijos, con estudios superiores, unos ingresos anuales superiores a los 66.000 euros y compra en España principalmente motivado por el clima, las buenas conexiones aéreas con su país de origen y la calidad de vida.

¿Hay diferencias según el país de origen del comprador?

A pesar del “perfil general” hay algunas diferencias según el país de origen del comprador.

.- Británicos: son matrimonios de 65 años de media, están casados y tienen hijos y nietos. Cuentan con un nivel de estudios medio y sus ingresos anuales superan los 36.000 euros. Las principales motivaciones para comprar en España son el clima y las buenas conexiones aéreas, además del buen servicio médico ofrecido por España.

.- Países Escandinavos: suecos y noruegos suman el 9’57% de los extranjeros que compran viviendas en España. Si bien es cierto que son dos países distintos, el perfil del comprador es el mismo.

Son matrimonios de entre 45 y 70 años, con un nivel de estudios alto y un gran poder adquisitivo; sus ingresos superan los 90.000€ anuales.  Son básicamente jubilados que buscan una vivienda en la costa para pasar largos períodos de retiro. De ahí que sus principales motivaciones sean el clima y las conexiones aéreas con sus países de origen. Seguro que les encanta comprar casas en Begur u otros municipios costeros que destacan por su belleza y tranquilidad.

.- Alemanes: Sin datos sobre la media de sus ingresos anuales, los alemanes son de los más jóvenes a la hora de comprar vivienda en España, una media de 40 años. Es decir que a diferencia de los nórdicos, prefieren disfrutar del piso en Sitges que se han comprado antes incluso de jubilarse.

.- Belgas: A diferencia de los alemanes, los belgas tienen un mayor poder adquisitivo de media (más de 60.000 euros anuales) y compran más tarde, a los 55 años.

.- Rusos: los compradores rusos tienen un perfil ligeramente distinto. Como los alemanes, también compran siendo muy jóvenes (40 años de media), tienen estudios superiores y un alto poder adquisitivo, con ingresos anuales superiores a los 80.000 euros. Además del clima, para los rusos, una de las principales motivaciones para comprar casas en España es la obtención del permiso de residencia, por lo que suelen comprar viviendas de alto standing, a partir de los 5000.000 euros, la cantidad estipulada por el gobierno para concederles el permiso.

Fotos 1 y 3: TM Grupo inmobiliario
Foto 2: Instituto de Estudios Turísticos

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario