La tradición estadounidense de los Open House

La tradición estadounidense de los Open House
Valora este articulo

La tradición inmobiliaria de los Estados Unidos tiene poco que ver con la española, y aunque a menudo acabamos importando ideas del otro lado del charco, siguen existiendo diferencias a la hora de enfocar determinadas estrategias de marketing. Un ejemplo de ello son los famosos brókers inmobiliarios o los Open House, una práctica que en España no se estila demasiado. ¿Quieres saber qué son y cómo funcionan? ¡Te lo contamos en api.cat!

Open House, significa literalmente “casa abierta” y es una estrategia de marketing inmobiliario para mostrar las viviendas que están en venta.  Consiste en organizar una especie de jornada de puertas abiertas para que todos los interesados en comprar una casa, puedan acudir un día preestablecido a verla.

Quizás estás pensando que no es tan distinto de lo que hacemos en España, pero sí lo es. La diferencia reside en que no es un particular que se cita con un agente inmobiliario para ver esa casa que le ha gustado en Torredembarra, si no que la casa permanece abierta el día escogido, para que todo aquél que tenga interés pueda entrar a visitarla, sin previo aviso.

¿Quién organiza los Open House?

Normalmente es la agencia inmobiliaria quien lidera esta especie de “jornada de puertas abiertas”, fijando la fecha junto a los propietarios y publicitándola en sus propias redes o incluso en medios de comunicación locales. Es más, en Estados Unidos existen incluso portales de internet específicos para buscar convocatorias de Open House por poblaciones.

Si además, la agencia inmobiliaria tiene en su cartera de clientes interesados en el tipo de vivienda que se va a abrir al público, les avisan de antemano para que acudan a verla.

Un particular también puede organizar un Open House, pero no contará con las redes de difusión y la experiencia de un agente inmobiliario profesional.

¿Cómo y cuándo se organizan?

Se suelen organizar los fines de semana para que asista el mayor número de interesados posible y pueden durar uno o dos días, según lo acordado con el propietario.

Cuando llega el día, los interesados acuden a la vivienda, entran y se pasean por ella libremente, siempre contando con la presencia de personal de la agencia que acude para vigilar e informar.

Es habitual que el día del Open House los propietarios no estén en la casa para evitar interferencias comerciales entre el agente inmobiliario y los posibles interesados. Hay que dejar trabajar a los profesionales, que ya se sabe que las emociones a veces pueden jugar en contra.

¿Y no es peligroso?

Hay que confiar en que las personas que acuden es porque quieren comprar una casa y tienen interés en esa vivienda y no para robar o hacer ningún tipo de maldad. En todo caso, el personal de la agencia se encarga de controlar las visitas con un registro de entradas y vigilando qué hacen una vez dentro de la casa. También cabe decir que cuando un propietario organiza un Open House, ya sabe que no puede dejar cosas de valor y que debe haber el mínimo de objetos posibles a la vista. El orden y la pulcritud son extremas en un Open House.

Ventajas de los Open House

  • Para la agencia inmobiliaria, ya que permite atender más visitas a la vez que el sistema tradicional
  • Para los propietarios, porque acude más gente y si se perciben muchos interesados, puede provocar que se den prisa en negociar por miedo a que se la quiten de las manos.
  • Para los compradores, porque les permite visitar una vivienda sin prisas y de forma más espontánea.

¿Qué te ha parecido la estrategia de los Open House? ¿Lo harías para vender tu casa en Blanes?

Foto: TheRealEstateTrainer

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario