Cómo ser un agente inmobiliario con marca personal cuando trabajas para otros

Cómo ser un agente inmobiliario con marca personal cuando trabajas para otros
Valora este articulo

Son las celebrities del mercado inmobiliario. Son la cara amable del sector. Todos sabemos quiénes son… y todos sabemos para quiénes trabajan. Son agentes inmobiliarios con una marca personal muy sólida, que “militan” en agencias inmobiliarias con marcas sólidas, también. En esta relación win-win, todas las partes se benefician.

“Me siento orgulloso de ser un poco “famosillo” en mi pueblo y en el colectivo inmobiliario”, dice Sergi Verge, con cierta modestia. ¿Un poco famosillo? A estas alturas, nos resultaría complicado encontrar a algún agente inmobiliario con inquietud por la profesión que no conozca a Sergi Verge, que no haya leído en alguna ocasión el blog del Carbasses, que no sepa que trabaja para Immoban o que no haya oído hablar del Congreso de AIC en Calafell.

Sergi Verge es una marca personal igual que lo es Jordi Pol. Jordi Pol, creativo y omnipresente (parece estar en todos sitios a todos horas), es otro claro ejemplo de que se puede construir una marca personal vinculada a una empresa, tanto que es difícil discernir donde uno empieza y acaba la otra.  Jordi Pol es Aincat y Aincat es Jordi Pol.

Luego, sí, se puede.

Se puede ser un agente inmobiliario con marca personal cuando no trabajas para ti mismo, cuando eres una pieza más de una agencia inmobiliaria. Sin necesidad de luchas fratricidas. Sólo hay una clave: la reciprocidad.

Y en esta especie de conciliación de intereses inmobiliarios, como en todo, lo difícil es mantenerse, claro… pero lo que de verdad nos interesa en Api.cat es: ¿cómo se llega? Aquí tienes las claves de la mano de Sergi y Jordi.

1- Sé valiente.

Ya lo dice Sergi, “esto de la marca personal no es para perezosos ni vergonzosos”.  Por ahí se empieza. Salta a la palestra. Pero hazlo con naturalidad. No impostes. Sé tú mismo. Sé honesto.

Tener una marca personal es lo mismo que ser fiel a ti mismo noche y día. No consigo entender a aquella gente que construye un personaje inventado alrededor suyo para conectar con la gente… Mi situación actual ( ¡y no digo que sea de éxito!) no es fruto de un plan de actuación concreto y estructurado, pero siempre tuve claro que tenía que promocionar a Jordi Pol Encesa”, afirma Jordi.

Cómo ser un agente inmobiliario con marca personal cuando trabajas para otros

2- Fórmate.

Im-pres-cin-di-ble. Si quieres poseer una posición de liderazgo en el mercado inmobiliario, sé el mejor profesional que puedas llegar a ser. Participa en eventos inmobiliarios (¡qué narices, créalos si hace falta!). Construye una red de agentes inmobiliarios de confianza.

“Yo soy como una de esas páginas web que te ofrecen el resumen de precios de todos los hoteles de una ciudad en un solo click… ¡pero aplicado al sector inmobiliario y a mi promoción!”, explica Jordi con humor. Y continúa: “hay gente que aplica cosas en su día a día (métodos, protocolos… sistemas de ventas) pero no basta sólo con eso. Si quieres ser extraordinario en lo que haces debes hacer miles de cosas ordinarias constantemente y a la perfección”.

3- Haz un uso intensivo y extensivo de las redes sociales.

No te agobies pensando en la inversión de tiempo que va a suponer crearte una marca personal. Porque, en definitiva “es evidente que la manera mas rápida y constante de estar presente en las vidas de nuestros presentes o futuros clientes son las redes sociales”, como dice Jordi.

Piensa en ello como una dimensión más de tu trabajo. No es necesario que seas cansino, sino que compartas contenido de interés para tu público. “Las redes sociales son un vehículo extraordinario para compartir lo que hacemos. Escribo el Blog del Carbasses y circulo por Facebook, Twitter e Instagram. Creo que la gracia es no usar las redes para anunciar pisos, sino para compartir experiencias, ideas, conocimientos y emociones”, opina Sergi.

4- Búscate un buen jefe.

Aquí probablemente ya te ha entrado la risa. Lo entendemos. Pero existen empresas y personas dispuestas a potenciar el desarrollo de sus empleados. Empresas que saben reconocer el talento cuando lo tienen delante y que saben cómo alimentarlo y retroalimentarse mutuamente. Empresas que quieren algo más que agentes inmobiliarios que vendan casas en Calafell o alquilen pisos en Viladecans.

“Hasta 2003, trabajé en dos inmobiliarias poco ambiciosas y con propietarios poco abiertos al protagonismo del “empleado”. En 2003 me ficha ImmoBan y el cambio es trascendental en mi vida profesional (y hasta personal, diría). Ernest Soler padre, que en paz descanse, me dio plena libertad desde el primer momento y eso aumentó mi autoconfianza y la responsabilidad de devolver a ImmoBan (con resultados y prestigio para la marca) la confianza depositada en mí. Creo que fue hacia 2004 cuando Ernest Soler junior se incorporó a la compañía y, entre los dos, con la ayuda moral del padre, le dimos un aire dinámico y abierto a la inmobiliaria. Podríamos decir que yo lidero de puertas para afuera y Ernest Soler de puertas para adentro. Yo soy el que mantengo la relación y la interacción con los clientes, con los colegas, con los medios,… y Ernest lleva la gestión de la empresa y el crecimiento del equipo.”

Cómo ser un agente inmobiliario con marca personal cuando trabajas para otros

Está claro. Para que estas relaciones funcionen no caben las medias tintas ni los egoísmos. “Sergi es totalmente libre de movimientos comerciales.  A nivel interno, es responsable comercial, prácticamente libre, excepto en alguna toma de decisiones de carácter muy importante (grandes clientes, grandes negocios), en donde compartimos esa responsabilidad. Tiene a su disposición un gran equipo (un asistente sénior y dos agentes que solamente trabajan con compradores). También intento eximirle de tareas no tan productivas y pesadas como alquileres y gestiones administrativas. A nivel externo, es la cara más vista de nuestra empresa. Todo un ejemplo de la relación empresa-colaborador en nuestra comunidad y nuestro sector”, explica Ernest Soler.

No es diferente tampoco el posicionamiento de José Manuel Borjas, gerente de Aincat, respecto a Jordi. “En Aincat tenemos claro que potenciando a nuestro equipo potenciamos la empresa”, explica José Manuel, “y por eso hacemos partícipes a nuestros empleados en eventos, en el máximo de formaciones posibles, utilizamos su imagen en nuestros escaparates, webs, calendarios, etc. Para nosotros es muy importante contar con personas tan comprometidas como Jordi con nuestra empresa. Tiene toda la confianza de la empresa para desarrollar nuevas ideas y ponerlas en práctica”.

5- Allá donde vayas, viaja con la marca de tu empresa en la maleta. 

Corresponde la confianza que la empresa ha depositado en ti y sé su mejor embajador. Simple.

“¡Aincat es como mi segunda casa y la trato como tal! Es por ello que existe una simbiosis perfecta entre lo que ella me ofrece y lo que yo le doy. Cuanto más grande es mi “casa”, más grande será el espacio donde poderme desarrollar como profesional”, asegura Jordi.

Resumen: ya lo anunciábamos… reciprocidad es la clave.

Foto 1: Cedida por Jordi Pol

Foto 2: Cedida por Sergi Verge

Comments

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  1. Por Pol

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  2. Por Carlos Rentalo

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

  3. Por Salva

  4. Por Miquel F. Pacha

  5. Por Pol

    • Rebeca Pérez Por Rebeca Pérez

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario