¿Por qué hay 13.504 viviendas de protección oficial vacías?

¿Por qué hay 13.504 viviendas de protección oficial vacías?
Valora este articulo

Viviendas de Protección Oficial

¿Cómo es posible que haya más de 13.000 viviendas protegidas vacías, mientras se estima que 332.529 personas carecen de una vivienda en este país? Eso mismo se preguntaba la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, del PP, quien al analizar los datos recabados sobre esta situación en el Informe “Viviendas protegidas vacías”, la calificaba de ineficiente y poco aceptable”.

Ese mismo Informe revela que Cataluña, Castilla-La Mancha y Navarra son las Comunidades Autónomas que acumulan más viviendas vacías disponibles, con 3.264, 2.615 y 1.026 respectivamente. Entre ellas, 572 están en Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat. Una cantidad importante en relación al número total de viviendas puestas a la venta o alquiler en la capital catalana.

Entre el fraude y la renuncia
Pero, ¿qué razones hay detrás de esta situación? Lo cierto es que es difícil saberlo porque, por increíble que parezca, no existe ningún instrumento informático para poder consultar la información referente a las viviendas que en los últimos años han recibido ayudas públicas, ni para poder hacer un seguimiento de su estado y su ocupación.

Por eso, el Ministerio de Fomento está trabajando en una base de datos agregada con información de las Comunidades Autónomas, los Ayuntamientos y otras fuentes, y así constituir un Registro General Estatal de Viviendas de Protección Oficial con toda la información, desagregada según tipologías de viviendas de protección oficial, el promotor, si ha estado incluida en una autopromoción cooperativa, si estaban destinadas al alquiler o a la venta, si han sido ocupadas alguna vez y las causas por las que están vacías.

Hasta que ese Registro se concluya y arroje más luz sobre este asunto, las dos razones principales que explican esta desocupación son:

  1. Porque sus adjudicatarios no están utilizando su vivienda de forma habitual y permanente, o
  2. Porque renuncian a la vivienda debido a:
    -La imposibilidad para encontrar financiación.
    -La pérdida de puesto de trabajo.
    -La reducción de los ingresos.
    -La insatisfacción con la vivienda adjudicada.

¿Qué pasará con las viviendas vacías?
Lo cierto es que el Gobierno está decidido a acabar con esta situación. Y para ello, permitirá con carácter excepcional que las administraciones públicas puedan recalificar algunas viviendas de protección oficial en venta para que puedan destinarse al alquiler y así reducir la existencia de pisos vacíos y su deterioro.

Así lo recoge el Plan Estatal de Fomento del Alquiler de Viviendas, la Rehabilitación Edificatoria y la Regeneración y Renovación Urbanas 2013-2016, donde se contempla también la posibilidad de descalificar las viviendas protegidas devolviendo las ayudas públicas que en su caso hubieran recibido y así proceder a su recalificación.

Esta medida permitiría que muchas de las personas que necesitan una vivienda con urgencia podrían beneficiarse de las miles de viviendas públicas que actualmente se encuentran vacías y disponibles”, opinaba la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril.

Los pisos de los bancos
Actualmente es difícil de saber cuántos pisos están en manos de las entidades bancarias. Pero, ya en 2012 se estimaba el número de viviendas embargadas en 200.000 y se preveía que la cantidad ascendiera a 600.000.

Para paliar esta situación la Generalitat anunció el pasado mes de enero que va a aplicar una nueva tasa a los bancos que tengan pisos vacíos. Según el Secretario de Vivienda de Govern, Carles Sala: “El impuesto está pensado para estimular a los bancos a que cedan el alquiler social los pisos vacíos, para lo que habrá bonificaciones”.

La Generalitat ha conseguido que Catalunya Caixa ceda 400 viviendas para alquiler social y están en negociaciones con Bankia y Sareb.

FOTO: Promoción de Viviendas en Santa Coloma de Gramanet. Generalitat de Catalunya.

Las respuestas a los comentarios contenidas en este blog son orientativas y no son constitutivas de ningún asesoramiento legal, por lo tanto, no tienen fuerza vinculante, no se deriva responsabilidad y no otorgan ninguna garantía sobre la licitud y legalidad de la información difundida.

Deja un comentario